All for Joomla The Word of Web Design

Disfruta, pero con moderación.

¿Saliste indemne de la cena de Nochebuena? Felicidades. Para que tu salud tampoco se resienta en vísperas de Año Nuevo, procura no sucumbir ante la abundancia de comida y bebida.

Resistirse a una mesa llena de manjares resulta difícil, pero recuerda que la gula puede pasarte factura.

Así lo explica la presidenta de la Sociedad Dominicana de Nutrición Clínica y Metabolismo, Raquel Tejada, quien comenta que en estos días algunas personas llegan a ingerir hasta cuatro veces la cantidad de calorías que necesita el organismo.

Este tipo de excesos trae como consecuencia problemas gastrointestinales, obesidad, descompensación en enfermedades como la diabetes y problemas de corazón, entre otros males.

“La alimentación tiene un rol social que debemos cuidar ?dice Tejada?: desde que nacemos nos relacionamos a través de los alimentos, celebramos, reímos y lloramos y compartimos con ellos. Lo que debemos es convertirla en una aliada para nuestra salud”.

Esto se logra equilibrando las calorías recibidas a través de los alimentos y la energía gastada con la actividad física. Sin embargo, en estos días de cenas copiosas ¿quién se sentará a la mesa calculando la porción de comida adecuada para su edad, sexo y estilo de vida? Nadie o casi nadie.

Tejada resume algunos consejos que te ayudarán a disfrutar sin remordimientos los últimos banquetes del 2017.

Fin de año en equilibrio
La nutrióloga Raquel Tejada dice que en fin de año, como en el resto de los meses, hay que mantener el equilibrio entre la ingesta y el gasto calórico y no abusar de productos que pueden dañar la salud.

Respecto al tamaño de las porciones, la especialista recomienda comer lo suficiente: “Ni mucho ni poco, sino justo lo que necesito para mantener mi salud”.

Para no violentar esa norma en estos días de excesos, sugiere aplicar medidas como servirse la comida en platos pequeños, empezar por la parte más saludable del menú (las ensaladas verdes, por ejemplo) y elegir carnes magras (por mucho que te tiente el cuerito del cerdo).

“Mantener el equilibrio entre lo que comemos y la actividad física es clave para nuestra salud”, recuerda la presidenta de la Sociedad Dominicana de Nutrición Clínica y Metabolismo.

“Camina, baila… muévete. Es la medicina preventiva más barata y efectiva”, agrega la experta.

No te pases con la sal ni el alcohol y, para el postre, inclínate por la fruta o dulces con edulcorantes no calóricos. “Te darán el dulzor que buscas sin aportarte calorías”.

Condiciones especiales
La alimentación es un pilar en el desarrollo y control de muchas enfermedades. Los diabéticos lo saben bien.

A ellos, Tejada les dice: “No te amargues en esta fiesta; aprende a cuidarte y a disfrutar sin poner en riesgo tu salud”.

Además de los tips citados más arriba, Tejada aconseja a los diabéticos preferir pan y galletas integrales (quienes preparen la cena deben tomar en cuenta la condición de salud de los comensales) y elegir postres con edulcorantes no calóricos.

Quienes tienen problemas de hipertensión y de colesterol, deben aumentar el consumo de fibras, preferir carnes magras, limitar la ingesta de sal y no abusar del alcohol.

Finalmente, Tejada recuerda que acostarse inmediatamente después de haber cenado no es recomendable. “Lo ideal es esperar, sobre todo si tienes problemas de reflujo gastroesofágico”.

Cuidados para los ancianos
Los ancianos, al igual que los niños, constituyen una población vulnerable. Por eso, de acuerdo con la nutrióloga clínica, debes cuidar tanto el tamaño de las porciones que les sirves como la presentación misma de los alimentos.

A la hora de elaborar el menú, ten en cuenta las enfermedades que padecen y las medidas que debes tomar para ayudarlos a controlarlas.

No olvides, además, que la comida debe ser de fácil masticación para los ancianos.

Tejada dice que hay que vigilar mucho la hidratación de los envejecientes.

Comida recalentada
La adecuada manipulación y conservación de la comida previene intoxicaciones, problema frecuente por estas fechas.

Los alimentos cocinados que sobren de la cena deben conservarse en frío y para ello, explica Tejada, puedes usar la parte intermedia de la nevera.

La doctora sugiere guardar la comida en contenedores herméticos, excepto por las frutas y los vegetales, que deben conservarse en envases que permitan el paso de aire.

Al momento de recalentar, prepara solo la porción que consumirás.

FUENTE: LISTIN DIARIO.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password