All for Joomla The Word of Web Design

Bodeguero dominicano mantiene refugio para desamparados en Brooklyn desde hace 14 años.

NUEVA YORK. El bodeguero y ex pelotero profesional dominicano Cándido Arcángel, dueño de una bodega en el vecindario Borough Park en Brooklyn, mantiene un refugio para desamparados en el sótano del negocio desde hace 14 años, donde acoge indigentes sin hogar, entre ellos ex convictos y con problemas mentales que transitan las calles, parques, cuevas y que han estado viviendo en recovecos de estaciones de trenes y debajo de puentes.

La labor de Arcángel, quien jugó béisbol profesional en Venezuela, con aspiraciones a Grandes Ligas, antes de que una lesión de hombro, lo que lo obligó a emigrar a Estados Unidos, es destacada en un amplio reportaje publicado por el NY Times ayer miércoles.

El refugio improvisado, también responde a la reciente estadística de la ciudad publicada en octubre de 2017, con la cifra de 62 mil desamparados en las calles de Nueva York.

El espacio, que no cuenta con camas y sillas, se rodea de mercancías que guarda la bodega como rollos de papel higiénico, alimentos enlatados y cajas, entre las estanterías. Los refugiados en su mayoría, tienen que dormir en el piso de cemento.

Hay desamparados hasta con problemas mentales y largos tiempo con vicios de drogas y alcohol, pero para el comerciante dominicano, lo que importa es la caridad.

Decenas de ellas se han refugiado allí, viviendo, comiendo y durmiendo y aunque muchos son ex convictos con pasados violentos y condenados por crímenes y sin familias, Arcángel los acoge como si fueran sus propios parientes.

Le dijo al NY Times que no soporta la idea de que alguien pueda estar pernoctando en las calles, bajo el intenso frío de los brutales inviernos de Nueva York.

Un sótano húmedo e inacabado y fétido, parecido a una cueva, donde los hombres duermen en paletas en medio de charcos de agua negra y en el piso de cemento.

Pero hay una calidez real, dicen los hombres. Desde detrás del mostrador, Cándido los recibe con amabilidad y compasión.

La bodega está dividida en zonas para uso comercial, y el sótano no cuenta con el certificado de ocupación requerido para permitir que las personas vivan allí.

El bodeguero dijo que no ha llenado las aplicaciones necesarias en el Departamento de Edificios para convertirlo en espacio habitable, lo que requeriría una inspección para determinar si es seguro para el habitarse.

Pero la falta de permisos no ha disuadido al bodeguero, quien dice que su decisión para abrir el sótano a las personas sin hogar es simple, porque no tienen casa. “Y lo hago”, dijo.

Arcángel no es la primera persona que alberga a desamparados de la ciudad en un espacio informal.

En Chicago la semana pasada, un hombre aceptó dejar que personas sin hogar permanecieran en su sótano durante las noches frías, en Brooklyn, una mujer que había estado albergando a las personas sin hogar en su casa durante décadas, se convirtió en la inspiración para una obra de teatro, titulada “Reina de Chesed”, que fue estrenada en Broadway el año pasado.

Debido a que el refugio improvisado del bodeguero dominicano, probablemente podría ser clasificado como ilegal, por lo que él solicitó que no se revele la ubicación exacta ni el nombre de la bodega. Entre seis y una docena de personas viven en el sótano en cualquier momento dado, dijo.

Él también tiene sus reglas.

Los hombres deben estar en la noche antes de que la bodega cierre a las 10:00 después de eso, pueden irse, pero no pueden regresar hasta que vuelva a abrirla a las 8 de la mañana. No cobra y paga por la electricidad que usan los desamparados que según él, le cuesta unos de $400 dólares por mes. El sótano tiene luces, comida caliente y un televisor de pantalla grande que alguien encontró en la esquina de una calle y lo llevó al refugio.

También hay incomodidades.

En una tarde reciente, tres desamparados dormían en penumbra con olor agrio. Un hombre estaba acostado sobre 22 cajas de leche de plástico cuidadosamente apiladas, y arropado con una colcha azul hasta los hombros.

Alambres y tuberías son visibles en el techo. En una esquina, una manguera negra goteaba incesantemente en un agujero en el suelo y es una ducha improvisada.

El gato de la bodega tenía una camada entre el cartón mojado, las colillas de cigarrillos y los trapos.

Un gatito atigrado se abalanzó al lado de la cama del cajón de leche, persiguiendo algo que se escurrió por la tierra y que era una rata de gran tamaño.

El bodeguero dominicano reconoce las limitaciones del refugio que proporciona, en toda su crudeza, no se imagina y evitará que alguien se sienta demasiado cómodo.

Dijo que aspira a mantener una estación de paso para los hombres que no obtienen tales cosas, pero teme que su refugio se convierta en una muleta.

“Siempre les digo esto: caballeros, aquí, no hay escapatoria, despega como una paloma, volando. Aprenderás a volar por tu cuenta. Cuando yo muera, ¿a dónde irás?’, relató el bodeguero.

Llegó a Estados Unidos en 1989. Fue su primera experiencia cuando jugaba en equipos, donde niños de familias de la clase trabajadora como él jugaban junto a niños de la calle, a los que les mostró cómo proporcionar alguna estructura, incluso en forma de uniformes, bates y guantes, y eso transformó las vidas de sus compañeros de equipo.

“Estos jóvenes que se perdieron, deben encontrarlos y traerlos, para que puedan amar a Dios”, dijo. “Esta no es una misión personal, es una misión para el bien de la sociedad”.

Una vez en Nueva York, encontró trabajo en la bodega que ahora posee, almacenando estantes y colocando huevos en los sándwiches del desayuno durante 14 años antes de comprarle el negocio a su jefe hace más de doce años.

Antes de comprar la bodega, Arcángel dijo que le preguntaría al dueño si los hombres indigentes que se detenían para pedir monedas, café y magdalenas, podían descansar en el negocio con aire acondicionado en el verano, o entrar en calor cuando estaba frío.

“Siempre me respondía que no y que si yo estaba loco”, recordó con una sonrisa. El mes que compró la bodega, invitó al primer desamparado.

William Arroyo, de 57 años de edad y condenado por un asesinato, que vive en el sótano de la bodega desde hace cinco años, dijo que “somos lobos. Somos hombres que no podemos ser domesticados, esta es la guarida del lobo”.

FUENTE: DIARIO LIBRE.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password