All for Joomla The Word of Web Design

Probamos la scooter eléctrica que tú también te puedes permitir.

Cuando hablamos de motos eléctricas, uno de los mayores peros que se le puede sacar a cualquiera de los modelos que ya hay a la venta en España es su elevado precio. La Lifan E3que hemos probado en esta ocasión está al alcance de cualquiera, y con su precio de 1.950 euros esta scooter cien por cien eléctrica se posiciona como una alternativa real para todo aquel que busque una alternativa limpia y económica para moverse por la ciudad.

Lifan es una de las muchas empresas que desde hace algunos años han empezado a importar modelos asiáticos de scooters eléctricas que, gracias a su asequible precio, están al alcance de cualquiera. La Lifan E3 está homologada como scooter de 50cc, y como tal cualquiera puede llevarla: tanto los que tengan el carné B (de coche) como los mayores de 15 años que se saquen el permiso AM.

En nuestra Zona Motor no podíamos dejar pasar la oportunidad de probar esta scooter barata para ciudad, y os traemos algunas impresiones no solamente de sus características, sino también de cómo queda esta scooter de Lifan si la comparamos con servicios de motosharing en alza en Madrid como lo pueden eCooltra o Muving.

La Lifan E3 está alimentada por una batería de 1,44 kWh cuya mayor curiosidad reside en que puedes sacarla y llevártela a casa para cargarla por la noche, dejando la scooter durmiendo en la calle o en el garaje. De primeras, con este pequeño detalle desaparece una de las mayores limitaciones de cualquier vehículo eléctrico: la necesidad de disponer de un punto de carga. Aquí, con tener un enchufe libre en casa te vale.

Por su precio (1.950 euros, recordemos), la Lifan E3 viene a ser algo así como la alternativa eléctrica a modelos del mismo rango de precio como la Kymco Vitality 50 (1.550 euros), la Yamaha Neo (2.199 euros) o la Peugeot Kisbee 50 (1.599 euros), por mencionar algunos ejemplos. La diferencia reside en que no tendrás que gastarte ni un céntimo en gasolina 95, y el gasto en electricidad -como veremos más adelante- será ínfimo por muchos kilómetros que hagas.

Así es la Lifan E3: una scooter cien por cien eléctrica

Lifan E3

Pero permitidnos que antes de nada os presentemos la scooter Lifan E3: con un peso de tan solamente 76 kilogramos, es una scooter que cualquiera puede manejar con mucha facilidad. Lo llamativo es que permite incluso llevar a un pasajero de paquete, ya que dispone de unas estriberas desplegables que se abren a cada lado con una pulsación del pie.

Dejando su diseño a un lado, entremos ahora en las especificaciones más interesantes de la E3 de Lifan. Bajo la energía que proporciona la batería de 1,44 kWh que ya hemos mencionado antes, esta scooter eléctrica tiene una autonomía de hasta 50 kilómetros, mientras que el motor (integrado directamente en la rueda trasera) entrega un par máximo de 80 N/m. La velocidad máxima que alcanza, debido a la limitación de su homologación, es de 45 km/h.

De los detalles más técnicos no vamos a hablar mucho más allá de lo que podéis ver en la web del fabricante. Pasemos ahora a ver cómo es llevar esta scooter por una gran ciudad como Madrid, y os contaremos también todos los entresijos de la carga de su batería.

Así es ir con la Lifan E3 por Madrid

La scooter eléctrica Lifan E3

Si has llegado a este artículo en busca de una alternativa a una moto de 125 cc, entonces olvídate: la Lifan E3 no puede considerarse como tal, ya que se trata de una scooter limitada exclusivamente al uso en ciudad. En el caso de Madrid, eso significa que no podrás salir del anillo de la M-30, e incluso subiendo calles muy empinadas te costará pasar de los 30 km/h. Es una scooter de 50cc, al fin y al cabo.

¿Buscas una moto eléctrica? Echa un vistazo a esto: Probamos la Zero S, la moto eléctrica que se puede llevar sin carné (de moto)

Conducir la Lifan E3 no tiene ningún misterio. Te subes, giras la llave, le das al contacto (no esperes ningún ruido del motor) y empiezas el viaje girando el puño. Tienes dos frenos al alcance de tus manos (el delantero de disco y el trasero de tambor), y poco más: si alguna vez has ido en scooter, no notarás nada diferente respecto a una moto con motor de combustión. ¡Incluso tiene control de velocidad de “crucero”!

Regulador de modos de conducciónEl regulador de los modos de conducción está al alcance de la mano derecha

Lo que sí cambia respecto a scooters convencionales es que, en este modelo, disponemos de un regulador con tres modos de conducción (de menor a mayor entrega de potencia): el modo 1, que sirve para iniciar la marcha y poco más; el modo 2, para cuando ya estamos en movimiento y solamente queremos mantener la velocidad; y el modo 3, para tener toda la potencia (la respuesta es mucho más “brusca” con cada giro del puño).

Estos tres modos de conducción, y sobre todo la posibilidad de poder pasar de uno a otro incluso en marcha, están pensados para facilitar lo máximo posible la obtención de esos hasta 50 kilómetros de autonomía (a una velocidad media de 40 km/h) que ofrece la batería tras la carga completa. Una carga completa que, por cierto, empezando desde el cero por ciento llevaría hasta seis horas.

Así se carga la batería de esta scooter eléctrica

Y ya que hablamos de la carga de la batería, es buen momento para que os expliquemos cómo se carga la batería de la Lifan E3. Para cargar la batería (debajo del asiento de la moto viene el cargador necesario para ello), hay dos opciones :

  • conectas la moto a una toma de enchufe convencional (lo que también se conoce como Schuko), para lo cual necesitarás tener un punto de carga en el garaje o en la plaza en la que vayas a dejar la scooter.
  • o, aquí viene lo interesante, subes a casa (o a la oficina) con la batería en la mano y la dejas cargando en el suelo mientras la scooter se queda aparcada en la calle.

La batería, ojo, pesa unos nada despreciables nueve kilogramos: es fácil extraerla, pero si te toca andar por ella por la calle y después subir hasta un cuarto o un quinto sin ascensor… entonces quizás ya no te parezca tan buena idea. En cualquier caso, el concepto sí nos parece muy interesante: es la mejor forma de acercar este tipo de vehículos a todo aquel que no tiene un punto de carga en su plaza de garaje (es decir, el 99% de los mortales).

Por cierto, una curiosidad: esta scooter tiene un puerto de carga USB para que puedas cargar tu móvil en marcha. Ahora bien: teniendo en cuenta que la batería es de 1,44 kWh, quizás no te convenga pasarte todo el recorrido con el móvil enchufado.

La hora de la verdad: ¿scooter eléctrica en propiedad o de alquiler?

La scooter eléctrica frente a los servicios de motos de alquiler

Ahora que ya conoces cómo es una scooter eléctrica que cuesta 1.950 euros, la siguiente pregunta que te podrás estar haciendo es: viviendo en una gran ciudad, ¿me compensa comprar la Lifan E3 o me sale más a cuenta utilizar a diario una moto de alquiler de servicios como eCooltraMuving y similares? Hay muchos factores a tener en cuenta en una decisión así, pero hagamos algunas cuentas rápidas.

Dejando a un lado todo lo relacionado con las ventajas/desventajas de tener un vehículo en propiedad (está claro que -por ejemplo-, con las motos de alquiler, no siempre te garantizas tener una moto disponible debajo de tu casa), lo que vamos a hacer es limitarnos a comparar los precios de ambas opciones. Es decir, al cabo del mes, ¿sale más rentable lo uno o lo otro?

Para este ejemplo, vamos a utilizar como recorrido diario un trayecto que va desde la Gran Vía hasta las Cuatro Torres de Madrid. 7,6 kilómetros de recorrido por la Castellana que en condiciones ideales de tráfico llevan unos 15 minutos de ida y otros 15 de vuelta. Imaginemos que ese es el trayecto que haces de lunes a viernes para ir y venir del trabajo.

Trayecto desde la Gran Vía hasta las Cuatro Torres

Para la Lifan E3 calcularemos este trayecto en base a la distancia, mientras que con las motos de alquiler vamos a tener en cuenta el tiempo (por eso de que son servicios en los que se paga por cada minuto de uso). En base a este ejemplo, estaríamos hablando de un caso de una persona que coge la moto cinco días a la semana (es decir, +- 22 días al mes) para hacer siempre el mismo trayecto. Y la cosa quedaría tal que así:

Lifan E3 (pagada en 24 meses) Muving eCooltra
Precio de compra 1.950 euros (81,25 euros al mes)
Coste de carga de la batería Entre 0,15 y 0,20€ por carga completa
Precio por minuto 0,21€/minuto 0,24€/minuto
Coste del mismo trayecto (ida y vuelta) al cabo del mes (de L a V) 81,25€ + 2-3€ por las cargas de la batería + gastos administrativos +- 138€ al mes +- 158€ al mes

Dado que hablamos de un recorrido de unos 30 minutos al día (ida y vuelta, de lunes a viernes), al cabo del mes con los servicios de motos de alquiler nos estaríamos gastando más de 100 euros mensuales; con la Lifan E3, amortizando su compra en 24 meses, no superaríamos los 100 euros ni siquiera teniendo en cuenta la carga de la batería y los gastos administrativos. Con la ventaja, claro, de que la moto sería nuestra y podríamos utilizarla para cualquier otro trayecto en ciudad.

Por si os estáis preguntando por qué hemos dividido la compra en 24 meses, y no en 36 o 48, la explicación es sencilla: la Lifan E3 (así como también la batería) tiene una garantía del fabricante de dos años, de manera que para calcular este ejemplo hemos utilizado un plazo de 24 meses que equivale a lo que sería una amortización de la compra de esta scooter. Pasada la garantía, si tienes algún problema con la batería nos comentaron desde la compañía que deberías desembolsar más de 500 euros por una batería nueva.

¿Cuánto cuesta cargar la batería de esta scooter eléctrica? Teniendo en cuenta que tiene una capacidad de 1,44 kWh, y que una tarifa Valle o Supervalle ronda entre los 0,096 y los 0,087 €/kWh, una carga completa no nos costará más de 20 céntimos. Es decir, que con esos 0,20€ que te costará la carga podrás recorrer hasta 50 kilómetros. La media sale a 0,40€ por cada 100 kilómetros. Más barato que ir andando (casi).

Desde luego, las cuentas están claras: a partir de aquí, ya queda en manos de cada uno elegir entre una y otra alternativa. La buena noticia es que la movilidad eléctrica está dejando de ser cosa de unos pocos, y ahora cada vez más personas tienen ante sí una alternativa real para dejar atrás los métodos de transporte convencionales y, sobre todo, dar el salto a lo eléctrico.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password