Salúd y Vida

El arroz blanco, más versátil de lo que crees!!

El arroz blanco pega con todo. La frase es solo una referencia de las tantas cualidades que tiene esta guarnición que forma parte de la “bandera gastronómica dominicana”, con bastante presencia en toda América Latina. Sin embargo, aunque parezca extraño, debido a su sencillez, cada quien tiene una manera de hacerlo, aunque el final sea igual o parecido en apariencia.

De hecho, el utensilio en el que se hace es otro factor que puede cambiar este sencillo pero versátil plato; si usas un tipo de olla arrocera no convencional es muy probable que te prives de disfrutar de la parte crocante que en Quisqueya se le da el nombre de concón, por lo que será necesario un caldero de fondo grueso para lograr la experiencia de la mencionada textura.

El sabor es otro misterio que se guarda entre las manos de quien esté en frente de la hornilla. Hay quienes gustan de hacerlo con ajo, con cebolla caramelizada, con semillas de ajonjolí o de cajuil y hasta con leche de coco. Ninguno sabrá igual, pero seguro que será un buen guiño al paladar que bien merece la pena.

continuación te proponemos tres maneras con las que podrás disfrutar del tradicional arroz blanco en sabores que traspasan los límites de la exquisitez.

 

 

 

 

Para agasajar a sus comensales Margaret Peña acompaña este arroz blanco graneado con un cocido de garbanzos y costillas criollas.

Para la ex concursante de MasterChef Dominicana, Margaret Peña, hay tres maneras de cocinar el arroz blanco: “graneado” (entero), “apatao” (caldoso abierto) y jugoso; siendo el primero su forma preferida y para ella una de las referencias que indican que se ha aprendido a cocinar.

“En lo particular, a los ocho años y en un fogón improvisado detrás de mi casa, me convertí en una experta en el primer arroz blanco. Cociné un arroz caldoso bastante pastoso, y para eso necesitarás usar por cada taza de arroz dos tazas de agua. Si se trata de quedar jugoso debería ser una taza y media de agua por cada taza de arroz; y para llegar al ideal, ese provocador arroz graneado, necesitas usar la misma cantidad de agua, es decir, una taza de agua por una taza de arroz. Este último puede servirse con carnes, pescados, ensaladas y cualquier variedad de habichuelas”.


webmaster

Administrator

Sorry! The Author has not filled his profile.

×


webmaster

Administrator

Sorry! The Author has not filled his profile.